Foto cedida por el RCGLPA

Por Chicho Morales

Cuando hablamos de Bandama, estamos hablando del Real Club de Golf de Las Palmas, el club más antiguo de España, 1891. Situado a unos 15 Km de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Aunque en su actual ubicación es desde 1956. Ya que sus inicios fueron en Lomo del Polvo, en la ciudad alta de la ciudad.

El Lomo del Polvo principios del siglo XX Foto cedida por el RCGLPA

Los ingleses que residían en la isla, para no perder uno de sus deportes favoritos, implantaron el golf en la isla de Gran Canaria, sin darse cuenta que iba a ser el primer club de golf de España, Las Palmas Golf Club. La historia del golf en España comenzaba a escribir sus primeras líneas desde las islas Afortunadas.

              Desde que entramos en la Casa Club, se está respirando golf desde el primer momento. Un Club antiguo, cuna de grandes jugadores canarios, Emilio Perera, Pedro Linhart, Carlos Quevedo, Carlos Sunneson, Oscar Sánchez, Rafa Cabrera Bello y sus hermanos Miguel y Emma.

También hay que decir que por este campo han pasado grandes jugadores nacionales como Severiano Ballesteros, Antonio Garrido, Nacho Garrido, Jose Maria Cañizares, Chema Olazábal, Manuel Piñero, José Rivero, Miguel Angel Jiménez, Sergio García o Jon Rham.

Cuadro de honor de los jugadores que han jugado en Bandama ganadores de Majors y que han jugado la Ryder Cup

Un gran elenco de jugadores internacionales ha pasado por las arenas de sus primeras instalaciones en el Lomo del Polvo, a finales del siglo XIX, o por el verde de Bandama desde mediados del pasado siglo hasta la actualidad.

Nombres como Harold Hilton, John Ball, Henry Cotton, Ian Woosnam, Sandy Lyle, Padrigh Harrington, Day Rees, Ken Bousfield, Peter Allis, Harry Bradshaw, Christy O´connor Sr., Tommy Horton, Brian Huggett, Christy O´connor Jr, Thomas Bjorn, Jarma Sandelin, Colin Montgomery, Sam Torrance.

Paseamos por sus pequeñas instalaciones y podemos ver sus copas centenarias, como la Copa Robinson (1896), Copa k´erskine (1902), la  Copa Medrington (1904), la Copa Pagan (1906), La copa Cragg (1906), La Copa Victory (1919) y la Copa Blandy (1935), son las más destacadas, pero la Copa Palmer es la que sobresale entre las demás  por ser la más antigua del continente europeo (1894) y buque insignia del Real Club de Golf de Las Palmas.

Todos los años este club se juegan estas copas sociales donde para cualquier socio es un honor conseguir dichos entorchados y exhibirlas en las vitrinas de su casa.

El campo ha sido sede de torneos internacionales como Campeonatos Dobles Profesionales, El Volvo Tour, en la década de los 80.

En el Centenario, en 1991 se jugó un Match entre España e Inglaterra, con Ballesteros y Olazabal encabezando el equipo español y  Lylle y Woosman en el equipo inglés.

 Y en 1994 en el centenario de la Copa Palmer, se disputó otro match con el Spanish Team de moda en la Ryder Ballesteros y Olazábal contra Ian Wosnam y Collin Montgomery

Copa Palmer (1894) Imagen cedida por el RCGLPA

Bandama siempre ha sido una referencia para los torneos nacionales de las diferentes categorías de la Federación Española de Golf.

Entrar en la casa club, en sus salones y ver sus cuadros en madera antigua con los ganadores de torneos desde el siglo XIX hasta la fecha, hacen que el visitante viaje al pasado y sabrá  que está tocando  parte de la historia del golf desde sus inicios en Canarias y en España

              El diseñador del campo fue Mackenzie Ross (1890 Edimburgo – 1974 Londres), prestigioso diseñador escocés supo dar el carácter a un campo, que es hasta la actualidad, muy exigente en todo su recorrido. De sus dieciocho hoyos, nueve de ellos tienen fuera de límites en sus salidas, sus primeros cuatro hoyos y en la segunda vuelta cinco más que pueden en cualquier momento decidir la tarjeta de cualquier jugador, comenzando por el temido hoyo 10, un par 3 de 167 metros con fuera de límites a la derecha, y del que gran Seve dijo que era un par 4 corto.

Bandama en la actualidad. Foto cedida por el RCGLPA

              El escocés, supo adaptar el recorrido a las faldas de un cráter, y donde actualmente se mantiene con una vegetación increíble que también se ha convertido en una trampa más para el jugador.

Sus calles estrechas y sus grandes relieves desiguales convierten a Bandama en un reto constante para cada jugador donde la pericia y la imaginación van a ser una constante hasta el hoyo final.

Otro de los grandes retos de este campo, son los greenes que no sólo son rápidos, sino que también son muy movidos con grandes caídas y pianos donde la estrategia del putt también va a decidir el partido y la tarjeta del jugador.

Foto cedida por el RCGLPA

Los greenes actualmente son una mezcla de poa bent y las calles son 95% de kikullo y algo de poa. Sus sesenta y cuatro bunkers y estratégicos son una gran defensa en  campo y son de arena del Sahara.

Un dato curioso que podemos añadir a este artículo es que podemos hablar que en los 18 hoyos que tiene Bandama, hay 19 greenes. Hablamos del hoyo 12, que tiene dos greenes y entre ellos hay una distancia aproximada de unos 45 metros. La razón de ser es que en un uno de los torneos internacionales que se jugó en los 90, vieron que era un hoyo muy corto así que decidieron realizar algunas obras y poner el nuevo green en elevación alargando la calle unos 40 metros más por encima del que estaba desde un principio. Así este hoyo tiene dos greenes que cuando se utiliza el original cambian las estacas de distancias para orientar al jugador.

              Dentro de las instalaciones de este club, a parte del golf, podemos encontrar su sección de hípica, con una gran escuela. Fue en la década de los 60 donde fue creada dicha escuela. Fue en 1977 cuando por primera vez en la historia de la hípica en Canarias se celebró una competición hípica de nivel nacional en estas instalaciones.

              El personal es muy atento con el jugador foráneo que hacen que se sienta como en casa, ya que dan confianza y cuidan de todos los detalles para que visitante pueda disfrutar de un entorno envidiable.

Desde luego, a nadie se le escapa el hoyo 19 del Real Club de Golf de Las Palmas. Estamos hablando de esa gran terraza con altura donde se puede ver casi todo el campo del golf. Viendo la llegada de los hoyos 9 y 18, con unas vistas espectaculares de la zona centro de la isla de Gran Canaria. Es un gran final para compartir y disfrutar después de una gran jornada de golf.

Casa Club y green del hoyo 18. Foto cedida por el RCGLPA

Jugar en el RCGLPA, es formar parte de la historia del golf en Canarias y de España.

Parte de la información contenida en este pequeño articulo ha sido recabada del historiador del RCGLPA José Rivero

1 COMENTARIO

  1. Buenas tardes,

    Nunca había oido hablar del primer club de golf de España, y me ha parecido muy interesante lo que contáis.

    Os doy la enhorabuena porque he disfrutado leyendo la historia tan interesante de este campo de golf hecho entre un cráter.

    Además me ha sorprendido mucho la anécdota de los dos greenes en un hoyo, muy bien explicado y aclarado.

    Gracias,
    Luis

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí