Por José Royo.

Muchas veces sucede que no apreciamos lo que tenemos en casa. En el mundo de la preparación física y el golf no iba a ser de manera diferente. Hoy traemos la primera parte de una entrevista realizada a Pedro Cabezas de Herrera García-Garavito, un joven aunque sobradamente preparado preparador físico, que tenemos el inmenso placer de disfrutar los socios del Real Club de Golf de Tenerife y que, después de esta entrevista, espero que muchos más se puedan aprovechar de sus conocimientos. Vamos con ella.

1. Al leer tu currículum se puede apreciar que, aunque eres joven, estás sobradamente preparado. ¿Me equivoco al afirmar que llevas el deporte en tus venas desde que naciste?

La verdad es que cuanto más experiencia voy adquiriendo, o más me adentro en el estudio de cualquier tema relacionado con la salud física, más me doy cuenta de lo mucho que nos queda por progresar en el mundo del deporte. Cada paso que doy en mi profesión, lo hago apoyándome siempre en estudios científicos del alto impacto, y aún así, quedan muchos aspectos por descubrir y demostrar. 
Respecto a la pregunta, ¡sí!, desde que nací no he hecho otra cosa más que practicar deporte. Golf, fútbol, tenis, vela, surf, baloncesto, kickboxing, snowboard… gracias a mis padres he tenido la oportunidad de aprender de cada una de las modalidades deportivas que he practicado, pero sin duda me quedo con el golf. Y ahora que miro hacia detrás, me doy cuenta de lo holístico que es el mundo del deporte, y de la cantidad de conceptos transversales que se pueden aplicar tanto a la vida cotidiana, como al golf.

2. ¿Qué errores cometemos los golfistas a la hora de entrenar?

Principalmente, y después de haber hablado mucho al respecto con profesionales como Miguel Cabrera, el mayor error es la inexistencia de una estrategia de entrenamiento. La inmensa mayoría de los jugadores que van a entrenar a golf, vienen sin un objetivo y sobre todo, sin una metodología.
Cuando quise bajar a hándicap de primera categoría, lo primero que hice fue informarme sobre la manera en la que los profesionales entrenan, y algo tan simple como esto, casi nadie lo hace. El hecho de ir a tirar bolas se convierte más en una práctica de desahogo que en una oportunidad de mejora para los aspectos más débiles del swing de cada uno. Y lo mismo pasa con la preparación física. Si ya hay profesionales preparados en cada aspecto a mejorar, ¿por qué no informarnos antes para optimizar nuestros entrenos, tanto en golf como en la preparación física en general? A modo de anécdota, el otro día entró en el gimnasio un señor pidiéndome que le indicara un poco los ejercicios que debe hacer, porque acababa de sufrir un infarto a sus 85 años. En esos momentos, es cuando uno se da cuenta de lo poco que la gente sabe acerca de la preparación física, ya que si yo no tuviera la formación necesaria, por mi carrera en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, para indicarle correctamente lo que debe o no debe hacer, el remedio podría perfectamente ser mucho peor que la enfermedad. Así que animo a cualquier lector que quiera cumplir cualquier objetivo, que primero pregunte a un profesional de esa materia sobre cómo cuidar su salud y optimizar el tiempo.

3. La preparación física siempre ha sido el talón de Aquiles de muchos deportistas, ¿qué importancia tiene estar bien preparado físicamente ante cualquier deporte en general y el golf
en particular?

La preparación física no sólo se centra en mejorar la estética de la persona, en fortalecer los músculos o en hacer sentir bien a quien entrena. También existe el entrenamiento de fortalecimiento de huesos, protección de articulaciones, ganancia de la fuerza explosiva, de la fuerza resistencia… y cada uno de estos objetivos debe ser trabajado de manera individual y personalizada, como pasa con todos los deportistas profesionales, ya que cada persona tiene características únicas.
La gran mayoría de los golfistas desconocen la importancia de tener el cuerpo en forma. El golf, a diferencia de lo que se piensa, es muy agresivo, y todavía hay personas que al lesionarse la espalda, el hombro o la muñeca en dicha práctica, creen que el origen de la lesión pueda ser otro o incluso deberse a una cuestión de mala suerte. Este deporte exige una rotación continua, y el esfuerzo es siempre en un sólo sentido. Esto crea descompensaciones musculares que afectan directamente a las articulaciones. Todo esto sin hacer hincapié en la mejora del rendimiento, porque aquí tendríamos que hablar de la ganancia en estabilidad, movilidad, fuerza…

Cada vez tengo a más jugadores de golf preocupados por su salud en mis entrenamientos, pero lo que más me reconforta, es ver cómo salen adelante de sus lesiones o dolencias. Después ya comienzan a pedirme objetivos específicos como son; lograr mayor distancia en el golpeo o ganar movilidad para solucionar errores técnicos del swing. Este progreso es lo que más me atrae de mi profesión.

El gimnasio es su oficina.

4. Muchos golfistas ponen como excusa que no tienen gimnasios a su alcance para justificar su baja forma física. Esto está cambiando afortunadamente puesto que es raro el centro deportivo que no cuenta con uno. ¿Podrías indicarnos algunos consejos básicos para que un jugador medio pueda mantenerse en forma sin tener que ir al gimnasio?

Hoy en día, existe muchísima información al respecto. Cada vez más “entrenadores” cuelgan en las redes ejercicios, prometiendo un resultado seguro y en poco tiempo, pero esto es muy peligroso. Como ya dije antes, cada persona tiene sus características específicas, y por ello es imposible generalizar un entreno para todo el mundo. Pero sí es verdad que hay algunos hábitos que podrían mejorar la salud física de cualquier persona, por ejemplo, hacer días que no se entrena para mejorar la flexibilidad. 150 minutos semanales de actividad física aeróbica, realizar ejercicios de fuerza básicos para no perder consistencia en la masa ósea o desproteger las articulaciones y por último, realizar estiramientos estáticos los días que no se entrena para ganar flexibilidad. En relación con caso específico de los golfistas, y como ya expliqué en el vídeo de “Calentamiento para Golf”, el hecho de coger la disciplina de calentar tanto si vas a tirar bolas como si vas a jugar, a todos los golfistas tengan el nivel que tengan, les harán mejorar en su rendimiento, pero sobre todo en salud. Ya que salir al campo sin un calentamiento previo, es jugar a la ruleta rusa, y sobre todo si no realizas al menos dos entrenamientos semanales en el gimnasio.

5. En el mundo profesional sabemos que un entrenamiento dirigido a mejorar el estado físico es específico y personal para cada deportista. ¿Esto se entiende así en el mundo amateur o ves aún algo de reticencias a la hora de contratar los servicios de un entrenador personal?

¡Muy buena pregunta! Si los profesionales que se cuidan al máximo en entrenamiento, alimentación y descanso, tienen preparadores físicos, ¿En qué cabeza cabe el hecho de que el resto de los mortales no tengan un entrenador personal, para mejorar su calidad de vida y, si es posible, el rendimiento de cualquier deporte que hagan? Como bien dices, aún hay mucha reticencia al respecto. En mi opinión es por inconciencia. Aún no me ha pasado que alguien que empieza desde cero a entrenar, lo deje, y vuelva otra vez al sedentarismo. En el mundo amateur, existe el hecho de que el golf, en términos generales, es una excusa para estar con los amigos y pasear por los campos, pero se trata de un arma de doble filo. Como ya dije antes, este deporte es muy agresivo y si no realizamos entrenamientos como mínimo, para prevenir las lesiones, en un porcentaje alto de los casos desencadenará en algún problema físico.

6. Específicamente hablando de golf, ¿qué consejos le darías a un jugador dependiendo de su
hándicap (alto, medio, bajo y scratch), para mejorar su rendimiento?

1. Tomar consciencia de que si se quiere mejorar el rendimiento, se debe crear una estrategia de entreno diferente a la que se ha llevado hasta ahora, siempre orientada por un profesional.
2. El golf no sólo es el swing. También tiene gran importancia la parte psicológica, la alimentación, el descanso y la preparación física.
3. Por último, mi consejo personal es que da exactamente igual el hándicap que tengas, si quieres mejorar, debes darle la misma importancia que le daría un profesional a los puntos anteriores.
Si tienes la posibilidad de conocer la historia de deportistas como Connor McGregor, Michael Jordan, Serena Williams o incluso el empresario Bill Gates, te darás cuenta de que tienen un punto en común, lo han dado el máximo para cumplir sus objetivos. Con esto no quiero decir que debas dejarlo todo para mejorar tu rendimiento, pero sí, que no basta con hacer lo que los demás hacen, debes dar un paso más y aprender a gestionar tu tiempo.

7. ¿Qué diferencias encuentras entre un amateur y un profesional a la hora de entrenar?

Según la experiencia que tengo en el mundo del entrenamiento, no podría contestar esta pregunta de una manera contundente. He visto a muchos amateur entrenar como auténticos profesionales y marcar la diferencia, y a muchos profesionales entrenar con la actitud que se supone que caracteriza a los amateur.
Tendemos a encasillar en grupos, y esto según mi opinión es un error. Cada persona entiende y lleva su profesión o afición a su manera. Es la forma que tiene cada uno de afrontar sus problemas y luchar por sus objetivos, para mi, lo que realmente los define.
Así que, respondiendo a la pregunta, puedo decir que la principal diferencia entre quienes logran sus objetivos y quienes no, se encuentra en la actitud y la dedicación que toman para lograrlo. He admirado enormemente a profesionales que han llegado a la cima partiendo de cero, así como a amateur que han conseguido salir de verdaderos problemas de salud, a los que ahora veo disfrutar del golf como si no hubiese pasado nada.

8. ¿Y en la forma de recuperarse de una lesión?

En el período en el que colaboré como readapatador en el Club Deportivo Tenerife, tuve la oportunidad de trabajar en la recuperación de la lesión del central Pablo Sicilia. Esa experiencia fue para mi un auténtico lujo, ya que Pablo es un profesional de los pies a la cabeza, y trabajar con personas así, hace que de toda mi dedicación saque el 100% de productividad. Pablo en vez de quejarse y tener que estar encima de él para que se recuperase de la manera más óptima, fue él quien aportó la fuerza al entrenamiento.
Normalmente con las personas que pertenecen al mundo amateur, las prioridades son otras, y esto me hace ser el que lleva el mayor peso de la recuperación, El hecho de que cualquier persona ponga sobre mis hombros la responsabilidad de recuperar su salud, es un auténtico honor. Si además logramos el objetivo, que hasta el momento los hemos logrado siempre, te llenas de orgullo. Esto me motiva enormemente a seguir aprendiendo.


9. Antiguamente cuando un jugador de cualquier deporte se lesionaba, lo primero que el traumatólogo le pautaba era reposo. Con el paso del tiempo y la llegada de los traumatólogos deportivos esto cambió y ya no eran tan estrictos. Posteriormente, con la aparición de los fisioterapeutas deportivos se dio un salto de calidad tremendo, haciendo que incluso que se empezará la rehabilitación de los deportistas horas después de ser intervenido quirúrgicamente, haciendo que los plazos de recuperación se recortaran espectacularmente. ¿Cómo se trabaja actualmente en la recuperación de lesiones deportivas?

Para responderte a esta pregunta voy a sacar de mi biblioteca personal uno de los mejores libros que tengo; “Cómo prevenir y tratar las lesiones deportivas” de Jordan M. Metzl, un médico especialista en medicina deportiva en el New York City ́s Hospital for Special Surgery, el mejor hospital de traumatología de Estados Unidos. Jordan siempre dice que las lesiones deben tratarse con “Reposo Activo”.
Después de haber tratado a más de 20.000 pacientes, cifra del año 2012, ha llegado a la conclusión de que su prioridad es que los pacientes nunca se queden parados y sin duda, es esta la base de su metodología en cuanto a la recuperación de lesiones deportivas. Otro de sus objetivos más importantes, que gran mayoría de los cirujanos comparten, es evitar la cirugía en la medida de lo posible.
Todos los profesionales que nos dedicamos a la recuperación de lesiones, enfermedades o dolencias, siempre optamos por potenciar el sistema inmune y la forma física de la manera más fisiológica posible. Un ejemplo claro son las lesiones en la zona lumbar que, debido a permanecer mucho tiempo sentados, los extensores de la cadera se debilitan y los flexores se acortan. Con un entrenamiento específico, se pueden reforzar estos músculos. Hasta el momento todos las personas que he tratado con lesiones a nivel lumbar se han recuperado.

Ponemos fin a la primera parte de la entrevista y os anunciamos que en breve podréis disfrutar de sus vídeos explicativos que iremos poniendo en nuestra web. Esperamos que os gusten. 😉

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí