Fotos vía PGA Tour.

Par4 Media.

Cameron Champ.

Las alarmas saltan en el PGA Tour con los diferentes positivos en COVID-19 que se han ido produciendo en las últimas horas. Primero fue Cameron Champ y hoy se han unido los caddies de Graeme McDowell (Ken Comboy) y Brooks Koepka (Ricky Elliott) y se rumorea que también ha dado positivo la hija de Webb Simpson. Otro rumor que corre por el Players Lounge es que Comboy y Elliott son buenos amigos y uno de ellos ha podido contagiar al resto.

 

 

Brooks Koepka.

Esto ha provocado que Champ, McDowell, Brooks y Chase Koepka y Webb Simpson, hayan tenido que retirarse del Travellers, próximo torneo a disputar en el PGA Tour. 

 

Webb Simpson.

 

 

 


Doloroso más aún para Webb Simpson que venia de ganar la semana pasada en el RBC Heritage jugando muy sólido. Recordemos que, hasta la redacción de este artículo, tanto Graeme McDowell como los hermanos Koepka han dado negativo en las pruebas que les han sido realizadas hasta ahora.

Chase Koepka.

Todos ellos han decidido retirarse por precaución porque, a pesar de haber dado negativo, ayer jugaron juntos McDowell, los hermanos Koepka y sus respectivos caddies.

Jay Monahan, comisionado del circuito americano, ante los rumores de cancelación del Travellers ha tenido que salir al paso y ha declarado: “Sabemos a qué situación nos enfrentamos, no existe el riesgo cero, vamos a ir aprendiendo y mejorando nuestros protocolos de sanidad y seguridad. Necesitamos aprender a convivir con el virus”. Esto ha tranquilizado un poco los ánimos, sobre todo porque desde el Travelers y el PGA Tour se intentaba dar una imagen de tranquilidad.

El PGA Tour ha reaccionado con rapidez, anunciando nuevas medidas más estrictas para evitar el contagio. Se hará un test a todos los jugadores en el momento de aterrizar el avión  que se desplaza entre torneos y que usan la gran mayoría de los jugadores. Este se une a los  que se hacían antes de subir al avión y al llegar al torneo. Los equipos de trabajo de los jugadores, sus coaches y ayudantes que hasta ahora se habían librado de hacerse los test, ahora entran en el grupo de “personal de riesgo” y también tendrán que pasarlos.

Como decimos, máxima tensión y todos los ojos puestos en las noticias que vayan llegando las primeras horas del jueves desde Cromwell, Connecticut, sede del Travellers. Si hubiera nuevos positivos podrían acarrear la suspensión del torneo.

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí