Amanece en Mondariz después de una noche de sueño reparador en las cómodas habitaciones del Hotel Balneario de Mondariz. Después del viaje y el estrés por la llegada tardía de la bolsa de palos al hotel (gracias Binter Canarias por solucionar de manera muy eficaz y rápida la pérdida momentánea de las 8 bolsas de palos), dormir tan bien se agradece. Y despertarse a unos 20° a las 7:30 de la mañana también. 
 
Río Tea.
Antes de desayunar toca una carrera de 5 kilómetros para activar el cuerpo. Recomendado por el Director Comercial del hotel Salvador Pérez Pinto, me dirijo a unas canchas deportivas que se encuentran a unos 200 metros de la puerta del hotel y siguiendo sus indicaciones paso un puente de madera para encontrar uno de los caminos más bonitos que haya visto nunca para correr o pasear. Discurre a la orilla del Río Tea.

Lápida de Valeriano Valverde de la Torre.
Allí hay una lápida musgosa en la que puede leerse: “Aquí falleció Valeriano Valverde de la Torre. 30-6-1962. A los 9 años. D.E.P.” Al parecer niño de nueve años se ahogó al verse sorprendido por la crecida del río mientras intentaba salvar las vacas y el carro. Lo cierto es que los lugareños al caer la tarde intentan pasar lo más rápido que pueden por allí y no se paran nunca. Hablé con varias ancianas que paseaban por allí y me dijeron algo intrigante a la par que inquietante: “La Santa Compaña y las Meigas habitan este lugar. No te quedes por aquí cuando caiga el sol.” 😱



Para que veáis de lo que os hablo os pongo un pequeño vídeo. Os aseguro que las fotos y el vídeo no hacen justicia a la belleza del lugar.

Río Tea a su paso por Mondariz.
Después de la carrera desayuno buffet en el restaurante Gándara del hotel y de nuevo con unas medidas de seguridad brillantes adoptadas por la organización del evento e implementadas por el hotel. Distancia de seguridad, toma de temperatura al entrar al salón, mesas asignadas a cada comensal desde la entrada, buffet variado y completo servido por dos cocineros para que no hubiera cubertería o menaje común para el público y aforo limitado. Desde luego, si se cumplen todas las medidas que ha previsto el organizador Mis Torneos de Golf, es muy improbable que alguien pueda tener el más mínimo riesgo de contagio. 

Después toda la mañana libre para disfrutar unos del gimnasio, otros de las sendas arboladas de los alrededores del hotel para ir a pasear, muchos del Palacio del Agua y la piscina y el resto haciendo turismo por la zona. Tiempo de relax porque lo bueno estaba a punto de empezar.

 


A partir de las 13:00 horas comenzó una barbacoa en el salón Antonio palacios para coger fuerzas. Era la antesala de lo que se nos venía encima en forma de comida y bebida el resto de días. En esta barbacoa pudimos disfrutar de ensalada mixta, ensalada de pasta, costillas de cerdo, salchichas, hamburguesas, papas fritas y de postre flan con nata casera. Como podéis apreciar en las fotos, todo rico rico y eso que los repetidores no paraban de decirme “pues esta es la menos buenas de las comidas” y acertaron como veréis más adelante.

 

A las 14:45 un transfer nos llevó directamente al campo para iniciar la primera prueba en la modalidad Scramble por equipos que comenzaría a las 15:30 horas en shotgun. Ni que decir tiene que había muchas ganas de empezar la competición, por lo que la expectación era máxima y los tres minutos que tardamos en llegar al campo se nos hizo eterno. 😄

Esto es lo primero que ves al llegar al campo:

Pero aquí viene una de las preguntas importantes del torneo. ¿Y los acompañantes no jugadores, se quedaron tristes y sol@s en el hotel? Nada más lejos de la realidad. El programa de acompañantes de este torneo es el más completo que he visto nunca en un torneo de golf. Os aseguro que no van a tener tiempo de aburrirse mientras sus parejas estén jugando. Para hoy sin ir más lejos, mientras duraba el scramble tenían una actividad programada que era disfrutar del Circuito Termal del Palacio del Agua que dura 3 horas. Así como el que no quiere la cosa, para llegar bien relaja@s a la cena. 😉

La organización acertó de pleno poniendo dos buggies continuamente repartiendo agua y bebidas isotónicas. En mi partida de 4 jugadores nos bebimos una media de 10 botellas de agua de 50ml y 2 de isotónica de 75ml. Es lo que tiene sumar mucho calor con humedad alta. Pero la sangre no llegó al río. A medida que pasaba la tarde la temperatura iba bajando y se terminó la ronda con normalidad. 
 

Todos los jugadores coincidían en que el campo estaba espectacularmente preparado y en unas condiciones óptimas de juego. A nadie le dejó indiferente, incluso a Patricia, Sayo y Beni, los tres amigos que venían conmigo y que era la primera vez que jugaban.
 
 
 
La clasificación de esta primera prueba quedó encabezada por el equipo formado por Moisés Álvarez Pestaña, Belén Pedrajas Arboleda, Beatriz Oreja Montero y Tomás Golding Fernández de Caleya del Real Club de Golf de Tenerife, que terminaron con 58 golpes brutos y 53 puntos stableford. En segunda posición quedó el equipo formado por Miguel Raul de la Cruz López de Montecastillo Golf, Isabel González Partida de Sherry Golf, José Aranguren Cangas de la Real Sociedad Hípica Española Club de Campo y Cesar Leonardo Sanz da Torre de la Federación Madrileña con 49 puntos y en tercer lugar por diferencia de hcp pero empatados a puntos quedó el equipo formado por Juan Ramón Carrillo Navarro, Tania Mercedes Juan Still, Tomas Cologan Machado y Susana Fernández De Caleya Pujol del Real Club de Golf de Tenerife.
 
Al finalizar de nuevo transfer al hotel para disfrutar De un merecido descanso y allí nos esperaba una sorpresa: dos excelentes Welcome packs para jugador y acompañante cortesía del organizador y otro de Binter. El del jugador estaba compuesto por dos blister de bolas, una gorra y unas gafas de sol para golf. El del acompañante por unos productos de cuidado corporal, una gorra y unas gafas de sol no deportivas. En común tenían el de Binter Canarias, que constaba de gorra corporativa, dos blister de bolas, un vale descuento, varias chocolatinas, un rotulador, un candado de combinación y una bolsa de tela.
 
Después de una merecida ducha cena cóctel en la terraza Baranda que se encuentra en el jardín de la piscina. Allí, bajo un cielo limpio y claro y una temperatura de escándalo, disfrutamos de una cena a base canapés de entrada además de zamburiñas, brochetas de pescado, pimientos de piquillo, mini hamburguesas, creps de marisco, croquetas, tarta de queso, brownie y un sinfín de comida de la que se podía repetir cuanto se quisiera. Si le sumamos la barra libre y de nuevo unas medidas anti Covid19 ejemplares, hacen que la Cena fuese un rotundo éxito. 
 
23:30, hora prudente y toca volver a las habitaciones porque al día siguiente a las 9:30 tenemos el segundo día de competición, esta vez bajo la modalidad parejas stableford. 
 
Me quedo con la cara de satisfacción de los organizadores (como bien dice Víctor Sauca es su “niño”), Director Comercial y Directora de Eventos del hotel. Todo está saliendo a pedir de boca. 
Por cierto, como me han pedido varios lectores fotos del outlet, aquí os pongo algunas. 
Mañana seguimos. 😉

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí