Le hemos pedido a nuestro amigo y seguidor Ramón R.G. que nos haga un escáner de la semana golfística y esto es lo que nos cuenta. 

UNA SEMANA CARGADA DE NOTICIAS

La quinta semana, desde el reinicio del PGA Tour, tuvo un poco de montaña rusa en cuanto a noticias golfísticas. Empezaba con Bryson DeChambeau, y su brillante victoria en el Rocket Mortgage Classic, en boca de casi todo el mundo, nos sorprendía negativamente el martes con la noticia del positivo por Covid-19, a pocas semanas del reinicio del LPGA Tour, de una Carlota Ciganda que declaraba estar en cuarentena voluntaria en su domicilio de Arizona desde que empezó a sentirse más a finales de junio, el miércoles nos bajaba la moral hasta límites insospechados con la confirmación, esperada por otra parte, del aplazamiento de la Ryder Cup hasta septiembre de 2021 y volvía a subirnos, al menos un poco, el ánimo en las primeras horas del jueves con la noticia de que Tiger Woods tiene previsto volver a la competición la semana que viene disputando The Memorial Tournement en el mismo campo en el que acaba de disputarse el Workday Charity Open.

LA VUELTA DEL EUROPEAN TOUR

Con todo eso, el jueves también nos traía de vuelta el regreso a la competición del European Tour, que había programado 2 torneos en Austria, previos al “UK Swing” (seria de 6 torneos en suelo británico que comenzará con el Betfred British Masters, en el Close House Golf Club de Newcastle del 22 al 25 de julio).

El primero de ellos, el Austrian Open, con casi todas las figuras mundiales disputando el PGA Tour, (y las pocas que no están allí descansando), no presentaba un field muy atractivo en cuanto a jugadores de postín, pero el mero hecho de que se reanuden los torneos ya es una victoria y la presencia de un nutrido grupo de jugadores españoles, entre los que se encontraban Adri Arnaus, Pep Anglés o el incombustible Miguel Ángel Jiménez, que sigue dando guerra a sus 56 años, animaban a, al menos, estar pendiente de los resultados, máxime viendo que el malagueño ponía la directa en las dos primeras rondas del torneo y, tras firmar la mejor tarjeta de la segunda ronda lideraba en solitario con -11 y dos golpes de ventaja sobre un grupo de 5 jugadores.

OTRO “MINI MAJOR” EN EL PGA TOUR

Si algo bueno ha traído el reajuste del calendario en el PGA Tour, con multitud de cancelaciones y cambios de fecha, es que estos primeros torneos han visto sus fields llenos de primeros espadas del ranking mundial, convirtiéndolos en “mini majors” y generando una expectación inusitada para torneos regulares del circuito. El primero de los dos torneos seguidos en Muirfield Village, “la guarida del Oso Dorado”, volvió a presentar un elenco de figuras muy atractivo, entre los que se encontraban, Justin Thomas, Brooks Koepka, Patric Reed, Gary Woodland, Jordan Spieth, Justin Rose, el español Jon Rahm o ” el senior” Phil Mickelson, que, como es habitual, no dejó de dar espectáculo desde la primera ronda del jueves y junto al español protagonizó alguna de las anecdotas de las dos primeras rondas

Mientras, el español Jon Rahm, que sigue lejos de su mejor juego se tomaba con humor, en las RR.SS, las reacciones a su escapada desde el tee del hoyo 6 (en el que mandaba la bola muy a la derecha, tenía que dropar y acababa firmando un doble bogey) y bromeaba sobre la posibilidad de dedicarse a dirigir el tráfico aéreo como alternativa al golf, Phil empezaba el torneo a toda máquina y tras sus primeros hoyos del jueves se situaba con cuatro bajo par, a dos golpes del por entonces líder, el canadiense Adan Hadwin (uno de los jugadores que ha superado todos los cortes en los torneos en los que ha participado tras el reinicio), pegando sus “bombas” (recientemente ha registrado la marca Hit Bombs) y dejando golpes antológicos.

394 yardas de driver… no está mal para un jugador “senior”

Pero si hubo un auténtico protagonista de las dos primeras rondas, ese fue Collin Morikawa. Al joven jugador norteamericano, que perdió en el primer hoyo de desempate, ante Daniel Berger, del Charles Schwab Challenge, en lo que era el reinicio del circuito y que en su última aparición, en el Travelers Champ, veía como se quebraba su racha de 23 cortes superados de manera consecutiva desde su paso a profesionales (quedándose al 2 del récord de Tiger Woods), pareció sentarle de maravilla el descanso de la semana pasada y con rondas de 65 y 66 golpes disfrutaba de 6 golpes de ventaja sobre un grupo de 4 jugadores cuando el mal tiempo obligaba a suspender la jornada por segunda vez en el día y el turno de tarde estaba jugando sus primeros hoyos de la segunda ronda, aunque la lluvia que dejaron las tormentas ablandó mucho los greenes y esto permitió scores bajos que acercaron a sus rivales, entre los que estaban algunos de los grandes favoritos a la victoria como Justin Thomas o el ganador en este mismo campo, el año pasado, del The Memorial Tournament, Hideki Matsuyama.

EN GOLF NO HAY DOS DÍAS IGUALES…

…Y el “moving day“, la jornada del sábado, no recibe ese sobrenombre por casualidad y tanto Miguel Angel como Collin, vieron que todo lo que salía “fácil” en las dos primeras rondas, en la tercera se torcía y su ventaja se iba diluyendo según iban pasando los hoyos. Jiménez firmaba 77 golpes el sábado, incluyendo 5 bogeys y dos doble bogeys en los hoyos 9 y 10 y, al igual que le pasó a Mickelson en el Travelers Champ hace unas semanas, un mal fin de semana lo hacía acabar lejos de la cabeza y viendo como su sueño de ser el ganador más viejo en el European Tour (record que en realidad ya posee él mismo desde 2014) se esfumaba, aunque sigue en pos del de más torneos jugados en el ET, en poder de Sam Torrance con 707, por los 705 de “El mecánico”

Pero no todo fueron malas noticias para el golf español el sábado y Sebastián García Rodríguez, que ya había dejado buenas sensaciones en los dos primeros días de torneo, firmaba 69 golpes (-10 total) que lo situaban en tercera posición empatado y a dos golpes de los líderes Marc Warren y Nicolai Von Dellingshausen.

Al otro lado del charco, Collin corría la misma suerte que el español en Austria y veía como sus 72 golpes (par del campo) se quedaban muy lejos de los excelentes resultados de Justin Thomas y su buen amigo Viktor Hovland que, con sendas tarjetas de 66 golpes, remontaban la desventaja y terminaban el día 1º y 2º con -16 y -14 respectivamente, aunque su -13 le mantenía en 3ª posición y dentro del partido estelar del domingo.

Por su parte, Jon Rahm, salía por el hoyo 10 y volvía a tener un día complicado desde el primer hoyo, empezando con bogey / doble bogey lo que cercenaba de raíz cualquier esperanza de acercarse a los puestos de cabeza, terminando el día empatado en la posición 62 de los 67 que pasaron el corte y convirtiendo su vuelta del domingo en un entrenamiento de cara al The Memorial Tournament.

…Y HASTA EL RABO TODO ES TORO!

Con la última ronda del Austrian Open en marcha desde primera hora de la mañana en Europa (también el torneo del PGA adelantó su horario para cubrirse las espaldas de posibles suspensiones debido a inclemencias climáticas, como el viernes, y en grupos de 3 en vez de las tradicionales parejas del fin de semana) las noticias que iban llegando auguraban un final “al sprint” con hasta 7 jugadores en dos golpes y Sebastián Garcia Rodríguez compartiendo liderato, con Marc Warren, a falta de 3 hoyos.

Con un birdie en el hoyo 17, el a la postre ganador del torneo, MarcWarren, se ponía líder en solitario, con un golpe de ventaja sobre el español y con el par 3 del hoyo 18 por delante. Sebastián, con toda la presión fue a buscar la bandera para dejarse una opción de birdie, pero acabó en el agua, haciendo un doble bogey y cayendo a la cuarta posición empatado.

En Muirfield Village, en un día plácido para la práctica del golf, sin apenas viento y el cielo parcialmente nublado, el partido estrella del día, con dos de “los tres amigos” (Hovland, Morikawa y Wolff) más el líder Justin Thomas empezó con suerte dispar y mientras Viktor y Collin se ponían en marcha rápidamente consiguiendo varios birdies e incluso un eagle, Thomas no se parecía en nada al jugador del día anterior y después de 7 hoyos las tornas habían cambiado radicalmente, pasando de tener dos golpes de ventaja a estar tres golpes por detrás.

y tras completar ese hoyo 7, el viento de la vuelta volvió a cambiar y esta vez Justin Thomas lo cogió completamente de cola. 4 birdiesconsecutivos en los hoyos 8. 9. 10 y 11 sumados a dos grandes pares salvados en el 12 y 13 lo colocaban líder en solitario con -18 tras un birdiey un bogey de Morikawa que lo mantenían en -17 y Hovland con -16 yéndose al agua desde el tee del “drivable” par 4 del hoyo 14, un poco más retrasado.

Una serie de birdie + eagle (-7 en sus últimos ocho hoyos) del líder en los hoyos 14 y 15, sin respuesta por parte de sus perseguidores, lo colocaba con -21 y aumentaba su ventaja a 3 golpes sobre Morikawa y 6 sobre Hovland con los 3 jugadores rumbo al tee del hoyo 16.

Pero hasta el rabo todo es toro y un bogey de Justin en el 16 unido a un birdie de Morikawa al 17 lo colocaban en el tee del 18 con un solo golpe de desventaja con Thomas y todo por decidir.

Collin realizaba una buena salida y dejaba su bola en medio de la calle, mientras Thomas se iba al bunker de la derecha con lo que se complicaba el hoyo desde el principio. Con la bola hundida en el rough, el líder no lograba alcanzar el green y su bola se alejaba un poco por la pendiente, mientras Morikawa no realizaba el mejor de sus golpes pero se dejaba una opción de birdie de 17 pies.

Thomas con su approach dejaba su bola a unos 11 pies con su tercer golpe y respiraba aliviado al ver que Morikawa no embocaba su putt de birdie y se aseguraba, al menos, el playoff, en caso de no embocar su cuarto golpe, cosa que acabó sucediendo.

EL PLAYOFF POR LA VICTORIA

PRIMER HOYO DE DESEMPATE (HOYO 18)

Los nervios estaban a flor de piel, como se demostró en el último putt de Morikawa, de menos de medio metro de distancia, para forzar el playoff que casi se le escapa y tanto Thomas como Morikawa se fueron por la derecha (muy por la derecha en el caso de Justin) desde el tee del 18, que era el hoyo elegido para empezar el desempate, acabando el primero en el rough y el segundo en el bunker.

Collin pegaba un golpazo desde el bunker y dejaba la bola, pasada la bandera, a 24 pies del hoyo, mientras Justin, con la bola hundida, no lograba sujetarla lo suficiente y se pasaba 50 pies por detrás y se iba al fondo del green…

¡¡¡…Y DESDE ESOS 50 PIES LA EMBOCÓ POR TODO EL CENTRO DEL HOYO!!!

Pero Morikawa, esta vez sí, aguantaba bien la presión y desde sus “modestos” 24 pies (casi 6 metros) también conseguía el birdie, empatar el hoyo y ambos de vuelta al tee del 18.

SEGUNDO HOYO DE DESEMPATE (HOYO 18)

Esta vez ambos jugadores cogieron calle desde el tee y Thomas, el primero en jugar su segundo golpe consiguió dejarla a 9 pies por la derecha del hoyo, mientras Morikawa se quedaba un poco corto, a 20 pies, justo en el borde del green por la izquierda.

Esta vez ninguno de los dos estuvo tan acertado como en la ocasión anterior y ambos fallaron su intento de birdie y firmaron el par extendiendo un hoyo más el drama.

TERCER HOYO DE DESEMPATE (HOYO 10)

Justin se metía en muchos problemas desde el tee al mandar su bola a la derecha de la calle hundiéndola en el rough y quedando bloqueado por un árbol, mientras Collin dejaba su golpe de salida cómodamente en calle.

Morikawa pegaba un tirazo de segundo, dejando su bola a 9 pies, mientras que Thomas tenía que jugar hacia la calle de segundo y la dejaba a 14 pies del hoyo con su tercer golpe.

Thomas jugó primero y su putt se fue rozando el hoyo por la derecha, dejando a Morikawa con 2 putts para ganar el torneo, oportunidad que, esta vez, no desaprovechó, convirtiéndose en el ganador de la primera edición del Workday Charity Open.

LOS DATOS DEL GANADOR

Colin Morikawa presentó tarjetas de 65/66/72/66 su 2ª victoria en el PGA Tour, a sus 21 años y en 24 torneos como profesional y se toma cumplida revancha de la derrota sufrida en el playoff ante Daniel Bergeren el Charles Schwab Challenge, en lo que fue el reinicio del circuito hace un mes.

EL PROTAGONISTA ANÓNIMO DE LA SEMANA

Esta semana, sin duda, el protagonista anónimo de la semana se lo lleva M.J. Daufee. El sudafricano, con rondas de 73/69/65/73 y procedente del “monday qualifier” (donde terminó con -9 tras anotarse 11 birdies y 2 bogeys) consiguió salvar el corte del viernes anotándose 1 birdie en su último hoyo del día, colocarse top 10 tras sus 65 golpes del sábado y, aunque la presión del domingo le pudo finalmente, completar una gran semana.

GOLPE DEL DÍA*

Chase Seiffert, que luchaba por acercarse al trío de cabeza, buscaba el green del hoyo 11, par 5, de dos y se iba al agua, teniendo que dropar con penalidad y jugar su cuarto golpe desde 129 yardas… ¡¡¡y la embocó!!! Al final 4º puesto en solitario con -14 y dentro de los 30 primeros de la clasificación de la FedEx Cup.

Ramón R.G.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí