Por José Royo.

Desde siempre favorecer el deporte ha sido una de las consignas claves en todo el mundo. Tener una población más sana hace que los gastos médicos se reduzcan muchísimo y esto supone un ahorro en las arcas de cualquier Estado. Ahora es muy habitual ver en los aeropuertos gente que viaja de vacaciones con sus equipos deportivos, ya sean palos de golf, tablas de windsurf, bicicletas, raquetas de tenis o padel, etc.

Pensando en nuestro deporte, viajar con tus propios palos en un viaje de golf es fundamental. Para disfrutar plenamente de la experiencia hay que llevar tu propio juego de palos para que las sensaciones sean las mismas. Alquilar en destino un juego de palos puede ser un riesgo. Lo primero por los precios. Aunque actualmente hay diversas compañías que por un módico precio (30€ un día 60€ una semana) te alquilan una bolsa completa, en muchos lugares los alquileres de palos de gama media no bajan de los 45€ por bolsa y día. Segundo por la calidad de los mismos. Muchas veces los palos son estándar y de una gama baja o media baja. Y en tercer lugar por el estado de los mismos. En destinos como Reino Unido o Irlanda, las compañías de alquiler o los sets de alquiler de los propios campos suelen ser de buena calidad y estar en buen estado. En otros destinos se pueden encontrar verdaderas aberraciones de bolsas, con palos muy viejos, de diferentes sets y en un estado penoso.

Bolsas de los jugadores del RCGT que se desplazaron a Soria al Cto. de España en 2017.

Si por el contrario el viaje es para participar en una competición como por ejemplo en un campeonato de España o en un torneo en la península, la opción de alquilar el material se desaconseja por completo. Ya es suficientemente traumático y difícil competir fuera como para hacerlo sin “tus herramientas”.

Visto todo ello una opción razonable sería llevarnos nuestros palos con nosotros pero ¿cuánto me puede costar llevarme mi propia bolsa de palos de viaje? Aquí entra en juego muchos factores que intentaré explicar lo más gráficamente posible. Lo primero decir que meter los palos en una bolsa de transporte es casi obligado. De este modo irán mucho mejor protegidos frente a daños, roturas o hurtos. Actualmente hay en el mercado una variedad de bolsas de transporte que nos permiten elegir la que más nos convenga y se ajuste a nuestro bolsillo. La más seguras son las rígidas, pero estas son un poco más incómodas de transportar y guardar en los vehículos y en donde nos vayamos a alojar.

Si hablamos del precio de la bolsa de viaje por compañías podemos decir que por ejemplo Air Europa no suele cobrar por los palos de golf. Ryanair cobra 35 € por trayecto, Iberia 45€ por trayecto, Vueling 45€ por trayecto y Norwegian 42 € por trayecto. Esto hace que muchas veces nos cueste más caro el transporte de la bolsa de palos que el billete de avión para nosotros. Como ejemplo diré que para el Campeonato de España de 2ª Categoría que se jugó en Córdoba hace 2 años, cuando empezamos a mirar los vuelos (6 meses antes) el billete de avión por persona ida y vuelta a Sevilla costaba 75€ y transportar la bolsa de palos 90€. En total 165€.

Si volamos entre islas o a península con Binter Canarias no suelen cobrar por la bolsa de palos. Me gustaría también hacer un inciso para comentar que todas las compañías aéreas tienen una política de equipajes en las que el material deportivo no vuela si la capacidad de la bodega del avión se ve comprometida o saturada. Esto quiere decir que en muchos casos las bolsas de palos no es que se pierdan, es simplemente que la capacidad de la bodega hace que se queden en tierra. Como ejemplo en un viaje de vuelta de Escocia mis palos y los de otros jugadores se quedaron en tierra porque el avión tenía que cargar con un féretro conteniendo un cadaver que venía repatriado a España. Este tipo de carga, órganos de transplante, material sensible y el equipaje regular tienen preferencia siempre sobre el material deportivo. 

Otro detalle que me gustaría destacar es el hecho de que algunas compañías (Binter Canarias lo hace siempre) te hagan firmar en la parte trasera del resguardo de facturación de la bolsa de palos. Muchas veces no lo explican pero lo que estás firmando es que te das por enterado de que la compañía no se hace cargo de la posible pérdida, deterioro o rotura del material deportivo facturado. Por eso es importante que los jugadores que viajen con frecuencia tengan contratado una póliza de seguros para el material deportivo. Esto puede suponer que en un viaje de fin de semana si no llegan a destino la compañía aseguradora corra con los gastos de alquiler y/o compra de material indispensable para la práctica deportiva. Por experiencia propia puedo decir que este tipo de seguros funcionan, teniendo un precio medio de 160€ al año. En otro momento si quieren podemos hacer otro artículo sobre las diferentes compañías de seguros que aseguran material deportivo (no todas lo hacen), sus coberturas y sus precios.

Así que como comprenderán, los jugadores residentes en Canarias cada vez que nos movemos fuera de nuestra isla con nuestros palos de golf, comenzamos una odisea que en muchos ocasiones acaba con alguna incidencia, ya sea a la ida como a la vuelta. Que se queden los palos en tierra es habitual, así que la próxima vez que viajen en un avión con un jugador de golf y estén en el carrusel de recogida de equipajes, busquen el de equipajes especiales y miren con atención la cara del susodicho. En cuanto vea aparecer su bolsa de palos la cara se le iluminará y verán como dejará escapar un sonoro suspiro de alivio. 😉

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí