María Palacios

Este próximo miércoles 14 de octubre, Golf Lerma será el escenario de la primera ronda del Santander Golf Tour LETAS Burgos. El recorrido burgalés será la segunda parada en el calendario del Santander Golf Tour y penúltima en el calendario del LET Access Series, circuito satélite del Ladies European Tour.

A Golf Lerma acuden 86 jugadoras de 27 nacionalidades que pelearán por la victoria durante los tres días de competición (14 al 16 de octubre). Entre todas ellas cabe destacar la presencia de 24 jugadoras amateurs, 12 de ellas españolas. Además, mención especial para la amateur francesa Agathe Laisne que llega a Golf Lerma tras conseguir la victoria en el Lavaux Ladies Open, última prueba disputada del LET Access Series.

Hay que sumar a este gran plantel de promesas internacionales otras grandes figuras ya contrastadas del circuito europeo, que cuentan además con victorias internacionales como es el caso de Nuria Iturrioz, Luna Sobrón, Lydia Hall, Laura Gómez, Emie Peronnin, Marta Sanz Barrio, Laura Murray, Rachael Goodall, Elia Folch o Mireia Prat entre otras.

Al término de la segunda ronda habrá un corte con las 45 mejores jugadoras. El espectáculo está garantizado ya que Golf Lerma cuenta con uno de los recorridos más atractivos del panorama nacional, con un final de lo más emocionante en los que se pueden ver una gran cantidad de birdies e incluso eagles.

Alfonso Gil, gerente de Golf Lerma se muestra muy agradecido de recibir de nuevo un torneo de estas características: “Tengo que dar gracias a todos los patrocinadores y a la organización porque de esta manera estamos diciendo que el golf es un deporte en el que se puede jugar con total seguridad y eso hay que ponerlo en valor”.

Además, se muestra muy contento por la gran acogida que ha tenido: “Tenemos un número de inscripciones muy importante y con grandes nombres. Es un honor y un placer tenerlas en nuestro campo de golf”.

Construido en 1992 sobre una antigua finca de caza de 220 hectáreas denominada La Andaya, el campo de Golf de Lerma aúna en sus 18 hoyos la grandiosa sencillez de la naturaleza castellana y la divertida complejidad del juego del golf. Un paraje de amplios y luminosos horizontes, de orografía sobria y vegetación poderosa, fácil de andar y no tanto de negociar a la hora de agarrar los palos cuando el viento decide invitarse al juego, cosa que ocurre dos de cada tres días.

“El campo ya está hecho; lo hizo Dios”, afirmó el diseñador Pepe Gancedo, proyectista del campo, cuando reconoció el terreno antes de plasmar en papel lo que hoy es una realidad. Encinas, sabinas y robles salpican los 5.900 metros de sus calles en las que no es infrecuente ver corretear liebres o divisar el vuelo de bandadas de patos y gansos que reposan y se alimentan en alguno de los ocho lagos y dos riachuelos que jalonan el recorrido.

Fuente, Deportes & Business Borja Martínez (Comunicaciones)

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí