Por Francisco González, Entrenador de Golf de la WGTF – World Golf Teachers Federation y Mental Coach del Golf Psychology Coaching Certificate de la National Training Academy – European PGA.

Pasamos horas practicando nuestro swing, incluso muchos de nosotros pasamos mucho tiempo con nuestros profesores entrenando (lo que está muy bien) mientras nos corrige gestos, posiciones y movimientos con los que mejorar nuestro swing, pero ¿cuantos de nosotros practicamos o entrenamos el juego mental?

Cuando estamos en el campo jugando se producen muchas interferencias mentales: dónde poner la atención, dónde poner nuestro enfoque, cómo reaccionar ante un mal golpe, cómo evitar pensamientos disfuncionales, cómo olvidar el putt que fallé en el hoyo anterior, etc, etc…

Todas estas interferencias con forma de emociones y pensamientos producen tensión, stress, dudas y temores si no sabemos cómo gestionar unas y otros e indudablemente, en el supuesto de no ejercer un control mental sobre todo ello, se producirá un mal rendimiento deportivo.

Sin embargo, al aprender las habilidades mentales necesarias para acceder a tus mejores habilidades físicas cuando juegas bajo presión, lograrás un nivel de consistencia que nunca antes habías experimentado. También debe enfatizarse que estas son habilidades, que una vez aprendidas (como los aspectos técnicos), se quedarán contigo para siempre aunque debas entrenarlas de vez en cuando.

Hay mucha confusión con la noción que se tiene del entrenamiento mental. Para algunos supone el ponerse en manos de un terapeuta que nos va a examinar psiquiatricamente. Para otros, viene a significar el someterse a sesiones clínicas de psicología, en definitiva, es como si el entrenamiento mental fuera para jugadores “problemáticos” o con discapacidades funcionales y ninguna de estas cuestiones tiene que ver con la realidad.

Otra de las grandes confusiones o mitos que rodean al entrenamiento mental es que solamente está reservado a los jugadores profesionales y no a los jugadores amateurs. También, nada más lejos de la realidad, pues las habilidades mentales son totalmente necesarias con independencia del nivel que tenga el jugador o jugadora de golf. El entrenamiento mental precisamente consiste en cubrir y atender esas necesidades, en enseñar aquellas técnicas y habilidades mentales que posibiliten el mejor y mayor rendimiento deportivo posible del jugador o jugadora.

¿Qué puedes conseguir con el entrenamiento mental?

Podrás optimizar tu rendimiento mental para:

Tener un gran control de la atención
Poder gestionar adecuadamente tu toma de decisiones
Poder afrontar los errores que cometas
Establecer buenos objetivos en tu práctica y tus competiciones
Conseguir un gran nivel de concentración
Generar mucha más confianza

Con el entrenamiento mental aprenderás:

Tener la máxima implicación (motivación)
Saber autoevaluarte (autocontrol emocional)
Poder optimizar tus propios recursos (control de activación y autodiálogo)
Tener gran capacidad para leer situaciones (atención)
Lograr una gran capacidad de adaptación (paciencia)
Gestiónar adecuadamente la presión (control del pensamiento)
La importancia de la rutina previa al golpe: establecer, visualizar, sentir el golpe(concentración)
Disponer de una gran seguridad de acción (confianza)

Pero además de todo esto hay algo muy importante y sobre lo que no dejo nunca de hacer incapié. El entrenamiento mental no solo mejorará tu juego de golf, pues todas estas habilidades son “transferibles”, esto es, se extenderán a todos los niveles de tu vida ya que te resultarán necesarias e imprescindibles para el éxito en cualquier cosa que hagas.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí