Por José Royo.

La noticia ha saltado hace unos minutos: el Gobierno de Canarias ha decidido establecer un toque de queda de 23:00 a 06:00 horas durante una semana, reducir los grupos a un máximo de cuatro personas, prohibir las consumiciones en las barras de los locales y suspender toda actividad deportiva no profesional durante dos semanas en Tenerife debido al repunte de casos de Covid19 en la isla durante los últimos días.

Ángel Víctor Torres, Presidente del Gobierno de Canarias, tras celebrar un Consejo de Gobierno extraordinario sobre la evolución de la pandemia en la isla tinerfeña, comunicó las nuevas medidas a adoptar y que entrarán en vigor desde su publicación este sábado en el Boletín Oficial de Canarias (BOC).

¿Qué supone esto? Pues que mañana sábado tenía que empezar a disputarse la primera ronda de la XIV Copa Peñón, torneo que se debía disputar a tres rondas con corte en la segunda que pasarían los 60 mejores resultados y empatados y ahora está en el aire. 
Con la ley en la mano, la primera jornada se podría disputar por no haberse publicado el BOC antes del inicio de la prueba, pero la segunda y tercera jornada deberían de ser suspendidas. 
¿Soluciones? Todas negativas. Una podría ser aplazar la disputa de la prueba para más adelante, cuando se hubiesen levantado las restricciones, pero esto conllevaría una pérdida económica irreparable para aquellos jugadores que han venido de otras islas y la península que ya desde ayer se encontraban entrenando en el campo.

Otra podría ser que el torneo se disputara a una sola ronda, pero por las características que tiene no sería considerado válido para el Ranking Mundial de la Royal & Ancient.

La tercera que se nos ocurre es que se juegue la primera ronda, se estudie a conciencia el BOC mañana sábado y se eleve consulta a estamentos oficiales por si hay algún resquicio legal que pueda permitir la disputa de la 2ª y 3ª ronda y en caso de que no se pueda se quede como resultado definitivo la clasificación de la primera jornada (ahora mismo la más factible). Esto acarrea otro problema, y es que como haya alguna interrupción en el juego por causas metereológicas y no se pueda terminar de jugar, el torneo quedaría inconcluso y no tendría validez alguna.

En estos momentos han sido convocados de urgencia a una reunión el Comité de la Prueba y los gerentes de los campos de Canarias. 

Pase lo que pase a menos de 14 horas para el inicio de la prueba, solo un milagro podría salvar la misma, que tiene un horizonte muy negro. Una verdadera pena.

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí