Foto: Revista Fairway

Por Francisco González, Entrenador de Golf de la WGTF – World Golf Teachers Federation y Mental Coach del Golf Psychology Coaching Certificate de la National Training Academy – European PGA.

La fuerza mental y la capacidad de actuar adecuadamente bajo presión no es algo con lo que se nace, sino que se aprende a través de la experiencia individual y del entrenamiento mental.

Las competiciones de los/as jóvenes golfistas se suceden prácticamente a lo largo de todo el año y, lo crea o no, soportan una presión indudable para realizar un buen rendimiento en aquellas en las que participan. Una buena mayoría de madres y padres creen que sus hijas e hijos carecen de fuerza mental para desempeñarse bien en los torneos en los que intervienen y no perciben, convenientemente, que tienen que desempeñar un rol y una actitud adecuada con la persona deportista antes que con la persona hijo o hija.

Hoy voy a sugerirles algunos comportamientos y enfoques simples que estoy seguro ayudarán al desarrollo de la buscada fuerza mental en los golfistas jóvenes.

Elogiar el proceso y no los resultados

Cuando me refiero al proceso hablo de llevar a cabo la rutina pre-golpe, la estrategia, la actitud, el lenguaje corporal, la aceptación de los errores, la rutina post-golpe, etc. El proceso depende exclusivamente del propio jugador/a, es sobre lo único que tiene el control. El resultado no solamente dependerá de su desempeño sino de muchos otros factores que no podrá controlar (otros/as jugadores/as, el campo, el tiempo, el viento, etc.) y centrarse solo en el resultado les creerá una gran presión muy difícil de sobrellevar.

Elogiar el proceso les permitirá desarrollar una «mentalidad de crecimiento» y les ayudará a recuperarse más rápido de los malos resultados, lo que les posibilitará analizar mejor las experiencias que tengan. Los resultados nunca son tan importantes como los valores y principios que están aprendiendo través del deporte y del golf.

Los errores y los reveses

Es totalmente necesario hacerles entender que cometer errores y tener reveses forma parte de la experiencia del aprendizaje y que ese es el único camino para la mejora de su juego. Aprender de los errores les hará más fuertes. La derrota siempre es el primer paso hacia la victoria, por eso hay que enseñarles a no temer nunca el cometer errores.

Mantenga sus propias emociones a raya

Sus hijas e hijos no pueden percibir sus emociones, no pueden ver sus reacciones (un buen tiro = buen humor; un mal tiro = decepción). Eso no significa que no se deba ponderar positivamente un buen golpe o el buen juego de sus hijas e hijos, pero deberá hacerlo con mesura y buen sentido porque lo que de verdad necesitará es su apoyo incondicional sin importar el resultado de un golpe o el resultado final. Después de una mala vuelta trate de mostrar su cariño y empatía y deje para la rutina post-partido el análisis de su juego.

El Libro de los Conocimientos

Cuando una competición o una ronda de prácticas termina (horas después o al día siguiente) debe de llevarse a cabo lo que se conoce como Rutina Post-Partido. Después de identificar el campo y la fecha es necesario analizar y escribir de forma sucinta y breve lo acontecido en un libro o libreta siguiendo las formulaciones siguientes:

QUÉ HICE BIEN… y escribir todo aquello que se considere que se realizó bien, tanto desde el punto de vista mental, como técnico, físico y estratégico.
QUÉ PUEDO MEJORAR… y escribir aquellos aspectos o fundamentos mentales, técnicos, físicos y estratégicos que se considere pueden hacerse mejor o corregirse.
CÓMO VOY A HACERLO… y establecer las acciones a realizar con su ayuda como madres o padres y con la dirección y el trabajo de sus entrenadores.

Con el tiempo estas anotaciones constituirán una especie de diario de conocimientos de un valor personal y deportivo enorme y no olvide que toda revisión posterior de la vuelta de su hija/o tiene que hacerse de forma objetiva y positiva, de manera que aquello que no hubieran hecho bien quede sujeto a un proceso de entrenamiento y mejora, de tal forma que no crean nunca que no pueden hacerlo.

Trabajo con entrenadores

Como madre o padre de un golfista su trabajo y dedicación no es otra que ofrecerles cariño y apoyo sin medida, pero «el entrenamiento deportivo, cualquiera que sea su faceta, debe dejarse en manos de los entrenadores». Si necesita que su hija o hijo mejore su juego mental, en FG Golf Mental Coaching podrá encontrar un método que le ayudará.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí